Por Gilberto Mistaje.

Vivimos en la época de la libertad: defendemos nuestros derechos de hacer lo que queramos sin que nos impongan obstáculos. Nos parece de lo más normal expresarnos sin censura, vestirnos como nos provoque, comer según los vaivenes de nuestro ánimo y, en general, realizar un sinfín de actividades porque nos consideramos libres. Sin embargo, hay ciertas acciones que parecen crear polémica incluso entre los máximos defensores de la libertad.

Nos enteramos de que hay clínicas que ofrecen heroína a sus pacientes, centros médicos que reducen con rapidez los efectos de la resaca y algunos espacios legalmente constituidos para quienes desean terminar con su vida. Antes de que te lo cuenten, échale un ojo al funcionamiento de estos lugares para que te formes tu propia opinión, y tal vez cuestiones tu propia ética.

Clínica InSite

Situada en uno de los barrios más pobres de Vancouver, es un lugar donde los adictos a la heroína pueden inyectarse esta droga bajo supervisión médica. No son pocos quienes critican el recinto. Sin embargo, InSite parte del principio de que sus servicios reducen el riesgo entre los adictos de sufrir una sobredosis o de infectarse de VIH. En este sentido, aunque reconocen la gravedad de ingerir heroína, intentan reducir algunas de las consecuencias negativas que implica el consumo clandestino.

SIS_home

Clínica Hangover

Un centro médico ubicado en Australia que está diseñado exclusivamente para atender la resaca. Esta clínica suministra vitaminas, algunos medicamentos y terapia intravenosa a las personas que literalmente padecen las consecuencias de una borrachera. Buena parte de la opinión pública argumenta que este servicio aumenta el consumo irresponsable de alcohol.

Igualmente, un gran número de australianos, especialmente los jóvenes y fiesteros, agradecen los servicios de Hangover Clinic. Y es que se sienten felices de poder salir de fiesta sin sufrir al día siguiente los efectos de la resaca.

1449943219682

Clínica Dignitas

El lugar más polémico lo constituye esta clínica ubicada en Suiza. El servicio que ofrece este centro médico es ayudar a morir a las personas que así lo desean. Es básicamente un lugar para suicidarse. Principalmente asisten personas con enfermedades terminales; sin embargo, Dignitas también ofrece el suicidio asistido a individuos que, incluso estando sanos mentalmente, consideran que vivir simplemente no tiene ningún sentido. Aunque los servicios de esta clínica han generado un debate ético y moral a nivel internacional, la legislación suiza considera necesario respetar el derecho de los ciudadanos de quitarse su propia vida.

image

¿Qué piensas tú? ¿Apoyas la iniciativa de estos “centros de salud”?