Cuenta la leyenda que los buenos pianistas tienen los dedos largos. Al respecto, Kristhyan Benitez no vacila al decir: “Tuve suerte”. Sin embargo, este genio de notas no le debe su talento a la fortuna. Porque si es cierto que los grandes nacen, también es verdad que en el camino se terminan de hacer.

Aunque actualmente reside en Boston, se sabe venezolano de formación y corazón; lleva a su familia siempre en el pecho e impregna su música de esa bellísima cultura criolla. Se han referido a él como uno de los líderes más brillantes del movimiento musical en el continente americano y lo es; un sinfín de premios y conciertos en algunos de los escenarios más importantes del mundo lo certifican. A continuación, unas palabras de su repertorio personal.

unnamed

  1. ¿Por qué el piano?

A mi familia, específicamente a mi mamá, le parecía importantísimo estar de alguna forma involucrado con el mundo de la música, por cultura general. Quería que tocara guitarra para así poder tocar con mis amigos. Por eso me llevó a la Escuela de Música de Olga López, en Caracas, y ahí me hicieron escoger un instrumento. Cuando vi el piano de cola, automáticamente hubo química. Me hicieron una prueba para ver si tenía aptitudes básicas y ahí empezó todo.

  1. ¿Quién te enseñó a tocar y a qué edad? ¿Lo consideras tu mentor?

Empecé a estudiar piano a los cuatro años con la pianista y pedagoga venezolana Olga López. Se convirtió en mi segunda madre, mi guía, mi mentora principal en el desarrollo de mi carrera como pianista y como artista. Le debo muchísimo y siempre estaré agradecido.

  1. Tu relación con el piano

Vivo literalmente en dos matrimonios. Uno con la música, que me llena, me inspira, me transforma y me eleva  cada segundo de mi vida. El otro con el piano, mi compañero fiel, el medio a través del cual expreso lo que siento y mi manera de llegarle al público.

unnamed (2)

  1. Si te compararan con alguien, ¿con cuál de los grandes maestros te gustaría que te compraran?

¡Wow! Me encantaría que me compararan con Daniel Barenboim, un pianista argentino que admiro y respeto  muchísimo. Y, por supuesto, con Gabriela Montero, gran pianista y artista venezolana. Su entrega, su manera de ver la vida a través de la música me inspira muchísimo y es un ejemplo a seguir dentro de mis metas y propósitos personales.

  1. Uno de los momentos más emocionantes de tu carrera

Cuando toqué en la sala Philharmonie de Berlín con apenas 17 años. La sala estaba completamente llena. Ver a un público tan difícil y selectivo –por su alto nivel de instrucción– como el público alemán, aplaudiéndome sin parar, fue realmente un sueño hecho realidad. En ese momento pensé que vale la pena el sacrificio, la disciplina y la entrega que uno le dedica a esta carrera. Fue inolvidable.

unnamed (4)

  1. De los músicos jóvenes, ¿a quién admiras?

A Yuja Wang, una pianista china increíble y explosiva. Admiro también a todos los jóvenes que se dedican a la música y dejan una huella en el mundo.

  1. El lugar más bizarro en el que te gustaría tocar el piano

En la mitad de Times Square, en el medio de la selva, ¡hay muchos!

  1. Porcentaje del día en que piensas en música

Vivo y duermo con la música. Es mi principal motor. Ojo, cualquier tipo de música, en la variedad está el gusto. Me inspiro de todo lo que oigo. Pudiera decir que sería 1000%.

  1. ¿El futuro? ¿Te ves haciendo esto por años o tienes algún deseo oculto?

Quiero llevar la música a todos los rincones del planeta y si de aquí a allá hay otro planeta para llevarla, ahí estaré. Quiero también tener una fundación para ayudar a los jóvenes músicos a desarrollar una carrera internacional. Considero que hay muchos talentos increíbles que merecen ser descubiertos y presentados al mundo para que el público pueda disfrutar de ellos.

  1. El poco tiempo que tienes libre ¿a qué lo dedicas?

Me encanta cocinar. Quizá es otra manera de seguir creando e interpretando mientras no estoy frente al piano. Hacer ejercicio es parte de mi rutina diaria para mantenerme saludable y en forma, y una manera de liberar estrés muy sabrosa.

unnamed (1)

Total
24
Shares

1 comment

Comments are closed.